Mujeres casadas infieles

La infidelidad de las mujeres casadas

Hoy en día, en esta sociedad, los matrimonios no tienen el mismo peso que solían tener en el pasado. El divorcio es la opción más común cuando un matrimonio falla, y por lo tanto, es raro que una mujer casada quiera ser infiel a su marido, a no ser que le aten otro tipo de problemas o dificultades que hagan inviable el divorcio.

Es curioso que muchas de las parejas que se forman hoy en día se casan por la iglesia, por lo que los votos que se realizan ante su marido o ante su mujer, también se realizan ante el mismísimo Dios.

En los últimos años ha aumentado la infidelidad en las mujeres casadas, ya se está convirtiendo en algo habitual que las mujeres engañen a sus maridos. La proporción de mujeres infieles aumenta con los años ya que se comienza a perder esa mala imagen asociada con la infidelidad femenina.

Siempre hemos escuchado eso de que un hombre infiel es un macho, mientras que una mujer casada que es infiel es casi vista como una prostituta.

Muchas mujeres casadas tienden a ser infieles a sus maridos por venganza, porque sus maridos les han sido infieles primero. Aunque la infidelidad obtenida en este aspecto, lejos de arreglar el matrimonio, suele ser la principal causa por la que se destruye el núcleo de la pareja.

Las mujeres casadas también sienten que deben alejarse cuando no están recibiendo la suficiente atención de sus maridos, ya sea física o mental. Cuando una mujer siente que ya no queda ningún vínculo de amor entre ellos, o por lo menos por parte de él. La depresión y la soledad puede llevar a una persona a hacer muchas cosas que jamás hubiera pensado hacer antes de casarse.

Otras mujeres engañan a sus maridos por la emoción de no ser atrapadas, o por la sensación se sentir una aventura, de sentir el peligro y la adrenalina por sus venas. Esta sensación se puede convertir en una adicción incontrolable, hasta el punto de destrozar el matrimonio e incluso en muchos casos, la salud y  su estabilidad mental.

Ya por último, las mujeres casadas tienen exactamente las mismas razones que los hombres casados para ser infieles. Aunque en ocasiones, si tienen niños o carecen de trabajo, deberán andarse con más cuidado.

 


Tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>